Suiza IX: Cataratas Trümmelbanch

Mi viaje por suiza concluyó en las cataratas Trümmelbanch.
Mis pobres orejitas, convalecientes aún de aquella operación, casi estallaron con el tronador estruendo en el interior de la montaña. Aguas espumosas, arremolinadas y burbujeantes, así son los saltos de Trümmelbanch, considerados como la mayor cascada subterránea de Europa. Están ubicados en el Valle de Lauterbrunnen, también conocido como el Valle de las 72 Cascadas. Sin duda, un lugar ideal para tirarte rodando y flotando sobre el agua. Pero mis amigas, dicen que por mi seguridad, no me dejaron.
Los saltos de Trümmelbanch constituyen además la única cascada de origen glacial con acceso subterráneo. Están conectados con el exterior por medio de un ascensor, galerías, un túnel, senderos y plataformas. Si en vez de un duende fuera un enanito de los de Blancanieves, seguro que era un paraíso para mí.
Los saltos conducen las aguas de los deshielos provenientes del glaciar del monte Jugfrau hacia el valle con un caudal que puede llegar hasta los veinte metros cúbicos por segundo (como se enteren los murcianos, seguro que también les piden el agua). Su corriente arrastra también aparte del agua, más de veinte toneladas de piedras y guijarros al año. De ahí el estruendo de la montaña.
Por cierto, aprovecho para despedirme de mis compañeras de viaje y agradecerles lo bien que se han portado conmigo. Gracias a Ana, Cintia, Silvia, Cristina, Ainara, Loli, Arohina y la tiita Inma. Besos a todas y a ver si repetimos viaje.
Etiquetas:
1 Response

Publicar un comentario