Mar Muerto


Cuando el tiito Rome me llevó al Mar Muerto, me asaltaron las dudas: ¿Por qué flotaban las personas? ¿Por qué, si allí todo estaba muerto, tenían tantas ganas de bañarse? ¿Y por qué tampoco me dejaron meterme en el Mar Muerto si floto más que las personas?
Bueno, según me explicaron unos señores muy colorados que allí había -hablaban raro, así que tenían que ser ingleses-, el Mar Muerto es en realidad un lago -otro más- en el que desemboca el río Jordán, y que separa Israel de Cisjordania y Jordania. Tiene muchas curiosidades, como que es la extensión de agua más profunda de la tierra, concretamente a 416,5 metros por debajo del mar de verdad; que el agua no tiene otra salida que la evaporación; que tiene diez veces más sal que los océanos y, en consecuencia, allí no hay vida posible; y que por su alta densidad, las personas flotáis, como yo...
6 Responses

Publicar un comentario