Nazaret

En mi viaje por todo Israel, tiito Rome fue bueno, y en ocasiones me dejó ir delante en el autobús, junto al conductor, para que me enterara de todo. Así conocí todo el Haifa. Lo que no me dejó fue tirar de los pelos a unos señores muy graciosos que tenían tirabuzones en cabeza y barba.
En fin, uno de los sitios en los que recuerdo que paramos fue Nazaret. Todos me decían que allí es donde vivió un niño que se llamaba Jesús, y me hablaban de él como si lo tuviera que conocer.
Es un lugar con muchos santuarios e iglesias. Pero a mí me llamó la atención la basílica de la Anunciación. La construyeron en 1965 en el lugar donde los arqueólogos calculan que un ángel se apareció a la mamá del niño para decirle que iba a nacer -no existía el predictor-. Luego hay iglesias de distintas religiones, que aquí en Tierra Santa me estoy enterando que hay muchas. De hecho, al parecer, los de las distintas religiones se han pegado mucho, y por eso durante siglos han estado destruyendo y reconstruyendo esta ciudad. Soy joven y no entiendo por qué, pero prometo investigarlo.
3 Responses

Publicar un comentario